HÉLICE, LA GRAN DESCONOCIDA

HÉLICE, LA GRAN DESCONOCIDA :

En ocasiones nos encontramos con el problema de querer cambiar la hélice de nuestro motor por otra que, a priori, nos iría mejor para nuestros propositos.

 

Por ejemplo un avión que vuela rápido en línea recta pero subiendo a la vertical pierde velocidad de forma brusca y no sube lo suficiente, en este caso tendríamos que disminuir el paso y aumentar el diámetro de la hélice, pero ¿como acertamos para no pasarnos o quedarnos cortos en la elección de dicha hélice? necesitamos algo que nos diga como calcular la hélice en cuestión, a esto le vamos a llamar FACTOR DE CARGA, y la formula es muy sencilla: DIÁMETRO X DOS + PASO = CARGA.

Tomemos por ejemplo un motor 91 (15 CC) con una hélice 15 X 8, medidas normales para este motor, la formula sería 15 X 2 + 8 = 38, el factor de carga sería 38.

Para que nuestro avión suba mejor le bajamos el paso de la hélice de 8 a 6, de modo que 38 – 6 = 32 : 2 = 16, le pondríamos una hélice 16 X 6, con lo que el avión subiría mejor a la vertical.

FACTORES DE CARGA EN LOS MOTORES MÁS USADOS :

MOTOR   C.C.   CARGA
40             6.5       26
46             7.5       29
50             8.3       30
61              10       32
91              15       38

Algunos datos que tenemos que tener en cuenta al manejar hélices, sobre todo por la seguridad, serian los siguientes:

1. Los motores glow no deberían superar las 19000 r.p.m.
2. Los motores de gasolina no deben superar las 9000 r.p.m
3. La velocidad de las puntas de las hélices no deben sobrepasar los 180 m. por segundo, o lo que es lo mismo, 648 Km. por hora.
Una fórmula rápida de calcular las r.p.m a las que puede girar una hélice según su diámetro sería dividir la constante 3438 X 0, diámetro de la hélice en milímetros.

Un ejemplo sería: ¿a cuantas revoluciones como máximo puede girar una hélice 15 X 8 ?

pasamos las pulgadas a milimetros 15 X 25,4 = 381 milímetros
3485 : 0,381 = 9023 r.p.m.

Por lo tanto, dicha hélice no debería superar las 9023 r.p.m.

Por supuesto las hélices no deben presentar roturas, fisuras… y deben estar perfectamente equilibradas, sobretodo en ese punto del centro que no equilibramos casi nadie, y se consigue relaizando taladros y metiéndoles bolitas de plomo pegadas.

Veamos, cuando equilibramos las hélices lijándolas por la parte interior de la pala y las vamos comprobando, observamos que en una posición se mantiene mejor en equilibrio; pero al cambiar de posición, no se mantiene en horizontal con tanta facilidad. Eso des debido a que el eje pesa mas en una mitad que en la otra. Si en la parte menos pesada realizamos unos taladros y metemos bolitas de plomo conseguiremos equilibrarla de una forma más perfecta.

Ya por último deberemos todos recordar que las hélices de plástico, cualquiera que sea, se deben de tener sumergidas en agua para que no se resequen o agrieten, y en consecuencia se rompan con mas facilidad.

Por supuesto que todo esto no es de mi cosecha, si no que es el fruto de 26 años de acumular conocimientos de unos y de otros, y en algunos casos mios propios, muchas gracias por la atención y felices vuelos.

 

Artículo realizado por: Tomás García Cagigas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *